Naranja

Naranja

Un compuesto encontrado en la naranja y en otras frutas cítricas conocido como D-limoneno ha probado ser efectivo en la prevención del cáncer, tales como cáncer de piel, cáncer de mama, de pulmón, de boca y de colon. A su vez, el alto contenido de antioxidantes ayuda a proteger las células de posibles daños de los radicales libres.

A su vez, otro compuesto llamado hesperidina ha probado ser útil para bajar el colesterol. Su contenido es más abundante en la cáscara que en la pulpa. Este mismo compuesto, la hesperidina, junto al magnesio ayudan a bajar la presión alta.

Debido a sus propiedades antiinflamatorias, las naranjas ayudan a aliviar el dolor por artritis así como la rigidez de músculos y articulaciones. Al ser una gran fuente de ácido fólico, ésta fruta ayuda al correcto desarrollo de nuestro cerebro.

Como si fuera poco, la naranja también tiene beneficios para el corazón, al contener fibras, folato y hesperidina, que promueven el correcto funcionamiento del sistema cardiovascular. Comer una naranja al día ayuda a mantener tu sistema cardiovascular saludable.

El gran contenido de vitamina C estimula la producción de glóbulos blancos, mejorando el sistema inmunológico, mientras que el consumo regular de jugo de naranja ha probado ser efectivo en reducir cálculos del riñón.

Otros beneficios:
• Promueve la pérdida de peso por sus bajas calorías
• Permite mantener una piel saludable
• Protege ante infecciones
• Previene úlceras
• Mantiene huesos y dientes saludables.