AROMÀTICS Continúan las novedades de Agrisanz

AROMÀTICS Continúan las novedades de Agrisanz

A las faldas de la sierra de Mariola, en Alicante, se sitúa la empresa de aceite ecológico Agrisanz. Una almazara familiar que encabeza el oleicultor Vicente Sanz, que aprendió la profesión de agricultor de su padre, del que heredó, también, el amor por el campo y la tierra. Fue esta convicción la que le empujó a crear Agrisanz y contribuir a fomentar una sociedad más sana y un planeta menos contaminado. Ha sacado una línea de aceites aromatizados, Aromàtics, que constituyen una novedad en el panorama oleícola nacional e internacional. Catorce variedades diferentes de un aceite de primera calidad ecológico con aromas de plantas, hierbas y frutos ecológicos y que podremos encontrar en BioCultura Madrid.

 

-Explícame cómo y cuándo nace Agrisanz…
-Provengo de una familia de agricultores y aprendí desde pequeño, gracias a mi padre, a amar el campo y la tierra. Desde hacía tiempo tenía la inquietud de trabajar de manera diferente a como se estaba haciendo, buscando un plus de calidad y bienestar para las personas. Veía y comprobaba que nos estábamos envenenando nosotros solos y también a los demás, por lo que, junto a mi familia, iniciamos la aventura de crear aceite ecológico y nació Agrisanz. Hace ahora de eso 6 años y nos sentimos muy orgullosos de haber emprendido esta aventura con la que intentamos contribuir a poner nuestro granito de arena para fomentar una sociedad más sana y un planeta menos contaminado.

“ESTOY MUY SATISFECHO DE DAR EL PASO A ‘ECO’”
-¿Por qué decidisteis hacerlo en ecológico?
-No fue sencillo, pero ahora creo que ha sido una de las decisiones más importantes que he tomado en mi vida y de la cual me encuentro muy satisfecho. A raíz de nuestra iniciativa, afortunadamente, cada vez somos más las personas que se dan cuenta de que la mejor herencia que podemos dejar a nuestros hijos es la de un futuro más sano. Y debemos empezar por lo que comemos. Cultivar la tierra es algo maravilloso, pero saber que lo haces respetando plenamente la génesis de la naturaleza es fantástico. Y si le sumamos el orgullo de poder ofrecer a las personas un producto beneficioso para la salud, se convierte en un premio imposible de cuantificar.

-¿Qué diferencia a la elaboración de aceite convencional del ecológico?
-Una de las diferencias es que no filtramos, dejamos decantar, y si alguna vez fuera necesario filtrar alguna partida lo hacemos con una placa de celulosa ecológica certificada. Pero la diferencia más destacable no está en la elaboración, sino en el cultivo. Nuestro aceite está libre de productos químicos de síntesis, ya que no usamos ningún tipo de abono químico, ni herbicidas, ni mucho menos productos fitosanitarios. Utilizamos únicamente abonos animales de toda la vida, extractos de algas y productos naturales. La aceituna, sea cual sea la variedad, es una fruta y como tal hay que tratarla. Nosotros tenemos un máximo respeto al árbol y a su fruto, por ello el zumo de aceite de oliva de Agrisanz tiene un equilibrio especial. Es un aceite que dice mucho en boca y nariz, pero especialmente notable son los beneficios que aporta a nuestra salud.

25 HECTÁREAS
-¿Cuántas hectáreas dedicáis al cultivo del olivo?
-En estos momentos disponemos de 25 hectáreas de olivar, de las cuales las tres cuartas partes las tenemos en regadío y el resto en secano. Todas son ecológicas y en ellas trabajamos toda la familia.

-¿Cuántos litros de aceite ecológico elaboráis?
-La producción actual está alrededor de los 18.000 litros de aceite ecológico. Todavía tenemos un porcentaje muy elevado de árboles jóvenes en crecimiento, por lo que aún no están en plenitud de producción. Cuando alcancen la etapa de madurez la previsión es que podamos elaborar alrededor de 22.000 litros, que es una cantidad considerable para una empresa familiar como la nuestra, aunque afortunadamente seguimos creciendo y con importantes proyectos de futuro.

-¿De dónde procede la idea de Aromàtics?
-La idea surge a raíz de comprobar cierta falta de creatividad en un sector con gran crecimiento de calidad en el mercado nacional e internacional, que fundamentalmente está representado por el aceite virgen de primera presión. Con la aparición de Aromàtics hemos seguido apostando por la calidad y, además, por trabajar con una variedad diferente pero excelente a nivel cualitativo, nutritivo y de sabor. Con nuestros aceites aromatizados con frutos, hierbas y plantas aromáticas, la gran mayoría cultivadas por nosotros, hemos obtenido un auténtico zumo de aceitunas ecológicas con 14 aromas de la máxima calidad, capaz de ofrecer una gran cantidad de antioxidantes naturales y fragancias impactantes para el paladar.

NOVEDADES EN BIOCULTURA
-¿Cuáles son esos sabores que deleitan el paladar y esas novedades que vais a presentar?
-Con nuestro aceite ecológico virgen extra de primera presión estás cuidando tu salud y, a parte, puedes gozar de una experiencia sensorial única porque consumes aceite ecológico con sabores del Mediterráneo como son: naranja, limón, romero, pebrella, pimiento seco, tomate, Albahaca, ajo y guindilla y ahora tenemos, también, novedades de sabores de boletus, chocolate y ahí está “la diabla”, un aceite preparado con chiles picantes cultivados por nosotros que nos demandaba mucho la gente. Esta año en BioCultura Madrid presentamos otros dos nuevos sabores, el de ajo negro y el de laurel.  Os animamos a probarlos.

-¿Quiénes son vuestros clientes?
-Nuestros aceites se encuentran principalmente en tiendas de productos ecológicos, herbolarios y supermercados que están apostando por la venta de productos ecológicos, lo que considero una buena noticia. Vamos pasito a pasito, consolidando los puntos de venta, lo que nos está permitiendo cada vez estar presentes en muchas capitales y municipios de España. Afortunadamente, también hemos comenzado a recibir propuestas para exportarlo a diferentes países de Europa. Los pequeños productores nos estamos haciendo un hueco en el mercado nacional y puede que algún día también podamos dar el salto fuera de nuestras fronteras con garantías de mantener nuestra calidad. Precisamente, por ser pequeños, somos más flexibles a la hora de vender y trabajar, siempre estamos de servicio. Siempre estamos dispuestos a mejorar y adaptarnos al mercado y las necesidades de los consumidores.  Nuestros clientes son todas aquellas personas que se han dado cuenta de que la mejor inversión para la salud es una alimentación sana con productos ecológicos.

MENÚ ‘BIO’ EN ESCUELAS Y HOSPITALES
-¿Qué barreras crees que existen para el gran consumo del aceite ecológico?
-Por un lado está el precio, aunque en mi opinión la diferencia no es insalvable. Pero más allá de este factor, creo que hay una falta de sensibilización importante. Por ejemplo, ¿cómo no ofrecer aceite o productos “bio” en los hospitales? Una persona va allí porque necesita curarse y le seguimos poco a poco intoxicando, porque eso es lo que hacen aceites y  alimentos que no son ecológicos. O en los colegios, ¿cómo no ofrecer uno o dos días a la semana a los niños un menú “bio”? No sólo es sano sino que aprenderían a percibir la diferencia –porque la hay- entre un aceite o alimento ecológico de otro que no lo es.

 

-El aceite está considerado el oro líquido de nuestra gastronomía ¿por qué?
-El sabor del aceite ecológico es la garantía de su alto contenido en polifenoles y antioxidantes. Estas sustancias retardan el envejecimiento celular y contribuyen a evitar enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Es un excelente preventivo del cáncer, ayuda al proceso de oxigenación celular y al fortalecimiento del sistema inmunológico. No en vano ocupa un lugar preferente en una de las dietas más reconocidas del mundo, nuestra Dieta Mediterránea. Sabemos que sus propiedades saludables nos benefician por dentro y por fuera, y, por supuesto, no entendemos la cocina sin ellos. Recientemente se ha descubierto también que el aceite posee un componente que se llama “olecanthal”, un antiinflamatorio natural y componente anticancerígeno muy potente. Realmente se puede afirmar que su consumo supone un gran valor para la salud.

TODO UN CLÁSICO DE BIOCULTURA
-¿En cuántas ediciones de BioCultura habéis participado?
-Con BioCultura Madrid sumamos 27 ediciones. Vamos a todas las ferias que Vida Sana organiza en España, porque, sin duda, son las más importantes en el sector de la producción ecológica de cuantas se celebran en nuestro país. Aprovecho para felicitar a Ángeles Parra y a todo el equipo de Vida Sana porque, con su esfuerzo, han conseguido que el mundo “bio” tenga cada día mayor presencia en la sociedad española.

-¿Qué esperáis de la próxima edición de BioCultura Madrid?
-El trabajo suele tener recompensa y las ferias de BioCultura cada año mejoran en calidad y visitantes. Por ello todos queremos estar aquí, y la mejor prueba es que este año en Madrid se ha ampliado el espacio y el número de expositores. BioCultura sigue creciendo y nosotros lo hemos podido comprobar en Sevilla, Barcelona y especialmente en Valencia, que ha sido una gran feria.  Pero, sin duda, BioCultura Madrid es la mayor feria de todas, así que este año volvemos a esperar mucho de ella. La del año pasado fue magnífica y estamos seguros que la del 2017 lo serán más aún.

 

Tamara Novoa

vidasana.org